La leyenda Maya del colibri

La leyenda Maya del colibri

Todas las aves son atractivas en té de tetera, sin embargo el colibrí es por lejos el mas solicitado y en parte es por lo que su pequeño ser engloba, lo que transmite con ese aleteo veloz y las leyendas asociadas a su existencia, leyendas ancestrales y maravillosas.

Hemos compartido varias veces la leyenda a través de Instagram y acá va de nuevo:

Conocidos como picaflores, colibríes, quindes, tucusitos, chupamirtos, chuparrosas, huitzitzilin (idioma náhuatl), mainumby (idioma guaraní) o guanumby, pero con el nombre científico de troquilinos (Trochilinae) de la subfamilia de aves apodiformes de la familia Trochilidae, incluye más de 100 géneros que comprenden un total de 330 a 340 especies.

La leyenda cuenta que cuando crearon la Tierra y todo lo que hay en ella, los dioses mayas le dieron una misión a cada animal, cada árbol y cada piedra. Al terminar, se dieron cuenta de que a nadie le habían asignado la tarea de llevar los deseos y pensamientos de un lugar a otro.

Como el barro y el maíz se había terminado, no tenían con qué crear a otro animal. Lo que hicieron fue tomar una piedra de jade y tallar una flecha, cuyo resultado fue una flecha diminuta, que cuando estuvo lista soplaron y salió volando. Así nació el colibrí. Lo más peculiar de la leyenda, es que afirma que si un colibrí vuela sobre tu cabeza, es porque está tomando tu deseo para hacerlo realidad. Así que siempre que veas a un colibrí, intenta enviar buenas energías. Es por ello que el colibrí para los mayas, es el mensajero, es el que transportara sus pensamientos y deseos de un lugar a otro.

Es ese colibrí el que en Té de tetera pintamos a mano porque queremos que no solo disfrutes y compartas con los que amas, sino que evoques recuerdos, historias y que cuando veas a un colibrí rondando cerca pienses que eso que deseas puede convertirse en realidad.